Subscribe:

Ads 468x60px

Método de evaluación general de riesgos

Luego de establecer las premisas, se procede al análisis de riesgos, identificando peligros, estimando riesgos y finalmente se procede a valorar los riesgos para determinar si son o no son tolerables.

CLASIFICACIÓN DE LAS ACTIVIDADES DE TRABAJO

Inicialmente se debe preparar una lista de actividades de trabajo agrupadas de forma racional y manejable, obteniendo para cada una de las actividades el máximo de información posible luego de un análisis, como por ejemplo:
  • Tareas a realizar, su duración y frecuencia.
  • Lugares donde se realiza el trabajo.
  • Quien realiza el trabajo, tanto permanente como ocasional.
  • Otras personas que pueden ser afectadas por las actividades del trabajo, como por ejemplo visitas, subcontratas, etc. 
  • Formación de los trabajadores sobre la ejecución de las tareas.
  • Procedimientos escritos de trabajo, y o permisos de trabajo.
  • Instalaciones, maquinaria, y equipos que se utilizan.
  • Herramientas manuales movidas a motor.
  • Instrucciones de fabricantes y suministradores para el funcionamiento y mantenimiento, tanto de la planta como de maquinaria y equipos.
  • Tamaño, forma, carácter, peso, etc., de materiales a utilizar.
  • Distancia y altura a las que han de moverse de forma manual materiales, productos, etc.
  • Energías que se utilizan.
  • Sustancias y productos utilizados y generados.
  • Contenido y recomendaciones de los etiquetados.
  • Requisitos de la legislación vigente sobre la forma de hacer el trabajo, Instalaciones, maquinaria y sustancias empleadas.
  • Medidas de control existentes.
  • Datos recopilados sobre accidentes, incidentes, enfermedades profesionales derivadas de la actividad que se desarrolla, de los equipos y de las sustancias utilizadas. La recopilación de datos se efectuara tanto dentro como fuera de la organización.
  • Datos sobre evaluaciones de riesgos que se han efectuado anteriormente.
  • Organización del trabajo
IDENTIFICACIÓN DE PELIGROS

Una ves que se identifico la naturaleza del trabajo se pasará a la identificación de los peligros que pueden actuar sobre cada uno de los trabajadores en cada una de las actividades. Para llevar a cabo la identificación se deberá de realizar las siguientes preguntas:
  •  ¿ Existe una fuente de daño?.
  •  ¿ Que o quien puede ser dañado ?.
  •  ¿ Como puede ocurrir el daño ?.
Con el objetivo de ayudarse en el proceso de identificar los peligros, es útil el categorizarlos en distintas formas, como por ejemplo por temas, mecánicos, eléctricos, incendios, explosiones, radiaciones, sustancias, etc.

ESTIMACIÓN DEL RIESGO

Ahora para cada uno de los Peligros identificados se deberá estimar el Riesgo, determinando la Severidad del daño (Consecuencias), y la Probabilidad de que ocurra el daño.

Para determinar la Severidad del daño, deberá de considerarse lo siguiente:
  • Partes del cuerpo que se verían afectadas.
  • Naturaleza del daño, graduándolo desde ligeramente dañino a extremadamente dañino.
Como ejemplos de la Severidad se tiene:

1º Ligeramente dañino: años superficiales, como cortes y pequeñas magulladuras, irritaciones de ojos por polvo. Molestias e irritación, como dolor de cabeza, etc.

2º Dañino: Laceraciones, quemaduras, conmocio
nes, torceduras importantes, fracturas menores. Sordera, dermatitis, asma, trastornos músculo-esqueléticos, enfermedades que conducen a incapacidad menor.

3º Extremadamente dañino: Amputaciones, fracturas mayores, intoxicaciones, lesiones múltiples, lesiones fatales. Cáncer y otras enfermedades.

En cuanto a la Probabilidad de que ocurra el daño, se puede graduar desde baja a alta según el siguiente criterio:

1º Probabilidad Alta: El daño ocurrirá siempre o casi siempre.
2º Probabilidad Media: El daño ocurrirá en algunas
ocasiones.
3º Probabilidad Baja: E l daño ocurrirá raras veces.

A la hora de establecer la Probabilidad del Daño, se deberá considerar si las medidas de control ya implantadas son adecuadas, los requisitos legales, tomando en consideracion siempre del marco legal vigente. Además se deberá considerar lo siguiente:
  • Trabajadores especialmente sensibles a determinados riesgos.
  • Frecuencia de la exposición al peligro.
  • Fallos en los componentes de las instalaciones y de las máquinas, así como en los dispositivos de protección.
  • Exposición a elementos.
  • Protección de EPI's y tiempo de utilización de los mismos.
  • Actos inseguros de las personas, tanto errores involuntarios como violaciones intencionadas
Finalmente el cuadro siguiente permite estimar los Niveles de Riesgo de acuerdo con su Probabilidad estimada y sus consecuencias esperadas.

VALORACIÓN DEL RIESGO

La anterior tabla nos permite determinar los niveles de riesgo, formando la base para decidir si se requiere mejorar los controles existentes o implantar unos nuevos, así como determinar en el tiempo las actuaciones.

Para poder tomar una decisión, se deberá contar con un criterio, que como el que se ha propuesto, obedecer a los siguientes criterios:


PLAN DE CONTROL DE RIESGOS

Sí como resultado de una evaluación de riesgos es necesario aplicar o mejorar los controles de riesgos, será necesario contar con un buen procedimiento para planificar la implantación de medidas de control que sea preciso.

El método de control que se tome deberá tener en cuenta los siguientes principios:
  • Combatir los riesgos en su origen.
  • Adaptar el trabajo a la persona, en particular en lo que respecta a la concepción de los puestos de trabajo, así como a la elección de los equipos y métodos de trabajo y de producción, con miras, en particular a atenuar el trabajo monótono y repetitivo y a reducir los efectos del mismo sobre la salud.
  • Tener en cuenta la evolución de la técnica
  • Sustituir lo peligroso por lo que entrañe poco o ningún peligro.
  • Adoptar las medidas que antepongan la protección colectiva a la individual.
  • Dar las debidas instrucciones a los trabajadores.
REVISIÓN DEL PLAN

El plan de actuación debe de revisarse antes de su implantación, considerando:
  • Sí los nuevos sistemas de control de riesgos conducirán a niveles de riesgo aceptables.
  • Si los nuevos sistemas de control han generado nuevos peligros.
  • La opinión de los trabajadores afectados sobre la necesidad y la operatividad de las nuevas medidas de control.
Finalmente hay que indicar que la evaluación de riesgos debe de ser un proceso continuo, por lo que la adecuación de las medidas de control debe de estar sujeta a revisión continua y mortificarse si es preciso.