Ads 468x60px

Edema pulmonar

Básicamente un edema pulmonar consiste en la acumulación anormal de líquido dentro de los pulmones lo que conlleva a que el afectado presente dificultad al momento de respirar. Si encaso este cuadro se desarrolla en un lapso corto de tiempo, se le conoce como un edema agudo de pulmón, lo cual implica un caso severo que representa una urgencia médica, ya que en corto tiempo la capacidad respiratoria del afectado se ve seriamente comprometida.

Este cuadro puede ser provocado por una insuficiencia cardíaca congestiva, es decir se produce cuando el corazón no puede bombear la suficiente sangre de manera eficiente al organismo, por lo que esta tiende a represarse en las venas que conducen la sangre a través de los pulmones del paciente. 

Por tanto como consecuencia de este represamiento de la sangre, la presión en estos vasos sanguíneos tiende en aumentar dramáticamente, provocando que el líquido sea empujado hacia los alvéolos, que son los espacios de aire en los pulmones. De esta manera el liquido presente en esta parte tiende a disminuir el movimiento normal de oxígeno a través de los pulmones, lo que al final produce la dificultad para respirar en el afectado. De esta manera un edema pulmonar puede ser producido por una insuficiencia cardíaca congestiva, que a su vez es causada por un ataque cardíaco o cualquier tipo de enfermedad relacionada con el corazón, lo que al final provoca una debilitamiento severo o una rigidez en el miocardio, válvulas cardíacas estrechas y presión arterial alta severa y repentina.

Ademas el edema pulmonar puede ser  también provocado por otros factores, como el repentino daño al pulmón a causa de la inhalación de un gas toxico o infección grave, la exposición a grandes alturas, la administración de ciertos medicamentos, la insuficiencia renal, el estrechamiento de las arterias que conducen sangre a los riñones, entre otros.

Por tato debido a los factores que podrían provocar un edema pulmonar, esta enfermedad considera tres tipos que son  el Edema de pulmón cardiogénico. el Edema de pulmón no cardiogénico y el Edema pulmonar neurogénico. Lo concreto es que en todos los casos mencionados, el paciente experimenta la sensación de falta de aire, lo que clínicamente se le conoce como un cuadro de disnea. Se debe indicar sin embargo que la causa mas común de un cuadro de edema pulmonar es la insuficiencia cardíaca congestiva, que a su vez es provocada por un aumento repentino en la presión arterial del paciente o cualquier tipo de problemas cardíacos. Para definir mas detalladamente los mecanismos como se presenta cada tipo de edema pulmonar se puede definir de la siguiente manera:

El edema de pulmón cardiogénico, consiste en la acumulación de la sangre en los pulmones, debido básicamente al mal funcionamiento de la parte izquierda del corazón, que se le conoce como insuficiencia cardiaca izquierda, recordando que el corazón normalmente recibe la sangre de todo el organismo en su aurícula derecha, para luego pasar al ventrículo derecho, que a su vez lo impulsa hacia los pulmones con el objetivo de oxigenar la sangre, donde posteriormente dicha sangre llega a la aurícula izquierda, para pasar al ventrículo izquierdo y de ahí ser bombeada a todo el cuerpo. Precisamente al funcionar mal este lado izquierdo se corta el ciclo y la sangre tiende a estancarse en los pulmones, provocando el cuadro de edema pulmonar.

El edema pulmonar no cardiogénico, consiste en la acumulación de liquido en los pulmones, sin que el corazón este implicado en este cuadro, y puede darse cuando los capilares sanguíneos que riegan los pulmones, de pronto pierden la capacidad de retener la sangre dentro, por lo que permiten el paso del líquido hacia los alvéolos. Este fenómeno se produce generalmente cuando el paciente aspira los jugos gástricos, lo cual suele presentarse cuando un paciente se encuentra inconsciente, ya que en ese estado el acto reflejo de la tos no es del todo eficiente, por lo que si en dicho estado vomitan, los jugos los jugos gástricos del estómago suben hasta la laringe, para luego dirigirse a través de la tráquea hacia los pulmones, donde dichos ácidos dañan severamente las paredes alveolares, permitiendo así el paso del líquido a través de ellas.

Asimismo en el caso de los pacientes sépticos, estos están expuestos a contraer un edema pulmonar, debido a que por el grado de infección en su organismo, las toxinas presentes en su sangre pueden producir una inflamación difusa en todo el sistema cardio circulatorio del paciente, provocando que las arterias tiendan a dilatarse y los capilares aumenten su permeabilidad, dejando de esa manera pasar líquido al exterior, siendo este cuadro muy severo en los pulmones.

También implica un serio riesgo para desarrollar esta enfermedad cuando se producen contusiones en el pulmón, lo cual puede provocar el rompimiento directo de los vasos sanguíneos, sin embargo el edema pulmonar se puede producir también por un trauma en cualquier otro lugar del cuerpo, siempre y cuando como consecuencia de este, se desencadena una inflamación generalizada, como en el caso de los pacientes sépticos, lo que al final provocan la permeabilidad de los capilares. Esta inflamación generalizado también se produce en casos de pacientes con Neumonía y quemaduras graves.

También implica un riesgo para desarrollar un edema pulmonar, cuando se produce la inhalación de gases tóxicos, en especial en trabajadores que laboran en la industria con distintos tipos de compuestos químicos, los cuales generan una serie de gases, muchos de los cuales tienen un efecto nocivo sobre los alvéolos y capilares pulmonares, afectándolos directamente y permitiendo que sean mucho mas permeables. Cambien es una causa frecuente de este cuadro, cuando se produce un ahogamiento, ya que en este caso los pulmones se llenan de líquido al momento de que la victima aspira de manera abrupta agua desde el exterior, donde gran parte de esta inunda los pulmones. Finalmente el uso de medicamentos que alteran los capilares pulmonares son otra causa que puede producir esta enfermedad.

Síntomas
Básicamente los síntomas que experimentan los pacientes que presentan un edema pulmonar consisten en la es la sensación de falta de aire, acompañada de una expectoración de sangre o espuma con sangre, presentando ademas dificultades para respirar al momento de acostarse, sensación de asfixia nocturna, lo que hace que el paciente se despierte para tratar de tomar aire, Presencia de sonidos roncos o sibilantes al momento de respirar y problemas al momento de hablar frases largas, por una clara deficiencia en la respiración.

Asimismo el paciente afectado con un edema pulmonar experimenta a cada momento una sensación de ansiedad o inquietad, con una clara disminución en el nivel de su lucidez mental, presentando una evidente inflamación en su abdomen o también en las piernas, con una sudoración excesiva, donde la piel de pronto se torna pálida. Un cuadro severo de esta enfermedad provoca una disnea muy intensa y desesperante para el paciente, y se produce normalmente cuando ocurre un infarto al miocardio,un rompimiento de la válvula mitral del corazón o cuando el paciente llega a aspirar sus propios jugos gástricos. En estos casos el liquido inunda en niveles severos los pulmones del paciente, provocando de manera repentina sus ahogamiento, implicando una situación de emergencia.

De esta manera de acuerdo a la severidad de los síntomas que presenta el paciente con un edema pulmonar cardiogénico, el grado de disnea o dificultad para respirar, se encuentra en función del grado de insuficiencia cardíaca que provoca dicha disnea, que va desde un grado I donde el paciente puede realizar todo tipo de actividades sin fatigarse, que aumenta gradualmente hasta un grado IV, donde el paciente el paciente no puede realizar ninguna tipo de actividad física, ya que incluso mientras se encuentra reposando, experimenta las sensaciones de fatiga y falta de aire, en un cuadro de disnea aguda. Ademas estos pacientes no toleran dormir muy echados, por lo que usan varias almohadas con el objeto de disminuir la sensación de ahogo o falta de aire.

En el caso de un edema pulmonar no cardiogénico, el grado de disnea va en función del grado de afectación de los pulmones. Estos niveles van desde una fase inicial, donde la sangre tiende a oxigenarse inapropiadamente, lo que provoca que el corazón incremente su ritmo de bombeo a mas de 120 latidos por minuto, provocando a su vez una aceleración en la respiración que aumenta a más de 30 respiraciones por minuto, lo que hace que el paciente empiece a hiperventilarse.

Luego pasa por otras fases donde se acrecienta las dificultades respiratorias, hasta llegar a una fase consolidada, donde se agotan los esfuerzos del paciente por respirar, y se produce una disminución dramática de la frecuencia respiratoria y el paciente empieza a ahogarse. Todo este incremento en la dificultad respiratoria del paciente vendrá acompañado de otros síntomas, los cuales se presentan de acuerdo a la causa que haya producido el edema, es decir en el caso de ser la neumonía el causante el paciente presentara una fiebre intensa.

Diagnóstico
Para un correcto diagnostico de esta enfermedad el médico deberá realizar un examen físico completo al paciente, para lo cual deberá auscultar los pulmones y el corazón haciendo uso de un estetoscopio para de esa manera poder detectar la presencia de ruidos cardíacos anormales, sonidos crepitantes en los pulmones denominados estertores, incremento de la frecuencia cardíaca denominada taquicardia o la presencia de una respiración rápida. Asimismo el galeno deberá determinar si existe una hinchazón en la parte del abdomen o en las piernas o quizá presenta ciertas anomalías en las venas del cuello, ya que eso puede ser un indicativo de que existe demasiado liquido en el organismo del paciente. Ademas debe determinarse también si la piel presenta una coloración pálida o media azulada, que se le conoce como cianosis.

Asimismo para complementar el diagnostico el medico puede realizar una serie de exámenes, que básicamente comprende la medición de niveles de oxigeno en la sangre mediante Oximetría, el análisis bioquímico de la sangre,  la radiografía de tórax, el Hemograma o conteo sanguíneo completo que permite conocer la cantidad de los diferentes componentes de la sangre y una Ecografía del corazón con el fin de determinar si existe problemas con el miocardio del paciente. Tambien se puede realizar una Electrocardiografía que permitirá buscar signos de que el paciente ha sufrido de un ataque cardíaco o presenta trastornos en el ritmo cardíaco.

De esta manera de acuerdo a los síntomas que presenta el paciente y a los antecedentes previos que puede ser un desvanecimiento, quemaduras, infarto de miocardio, entre otros, harán que el medico sospeche de un edema pulmonar, el cual deberá ser confirmado realizando alguno de los exámenes ya mencionados, donde la Radiografía de tórax es la prueba más sencilla y útil para determinar un cuadro de edema pulmonar, ya que las placas radiográficas muestran claramente la presencia de líquidos en los pulmones, que se ven como una especie de infiltraciones blancas.

Asimismo en el caso de un edema pulmonar de origen cardíaco se observará en la placa un aumento en el tamaño de las venas de los pulmones, con una especie de infiltrado blanco en ambos pulmones, que se parecen a las alas de una mariposa. Ademas este tipo de examen permite al medico determinar claramente el tamaño del corazón en en la caja torácica, ya que en caso se que la causa se deba a una insuficiencia cardíaca, el corazón presenta un tamaño mayor de lo normal. Por otro lado en el caso de un edema pulmonar no cardiogénico la placa mostrará los infiltrados mucho mas difusos y localizados, lo que ademas va en función a la causa que provocó el edema.

Tratamiento
Para el tratamiento efectivo de un paciente con un cuadro de edema pulmonar, por lo general suele hacerse en una sala de emergencias con la atención medica especializada. Para esto dependiendo de la gravedad del cuadro, se suele administrar oxígeno al paciente por medio de una mascarilla o de cánulas dispuestas en la nariz. Pero también puede darse el caso de que el paciente no pueda respirar por su cuenta, lo cual requerirá que se disponga de un tubo de respiración en la tráquea con el fin de que el paciente se encuentre directamente conectado a un respirador artificial.

Posteriormente el medico debe identificar de manera rápida la causa del edema, para tratar con prontitud dicha causa, ya que si el edema se produjo por un ataque cardíaco, se debe tratar de inmediato esta afección. Para esto se puede administrar al paciente ciertos fármacos que harán la labor de diuréticos, para eliminar el exceso de líquidos en el organismo y también se empleara medicamentos que ayudaran a fortalecer el miocardio y controlar el ritmo cardíaco, con lo cual se lograra aliviar la presión ejercida sobre el corazón del paciente. Lo importante es que durante el tratamiento se evite la disminución de la concentración de oxígeno en sangre, administrando oxigeno al paciente de modo artificial.

Prevención
La mejor manera de prevenir un edema pulmonar, es tomando todos los medicamentos prescritos por el medico en el caso de padecer de alguna enfermedad, como es el caso de los pacientes que sufren del corazón. La idea es evitar que se desencadene un paro cardíaco. Ademas se debe tener una alimentación sana baja en sal y grasa, para de esa manera evitar el debilitamiento del miocardio. Finalmente también es recomendable controlar los otros factores que ya se mencionaron y que también son causa para desencadenar un edema pulmonar.

0 comentarios:

Publicar un comentario