Ads 468x60px

La Leptospirosis

Cuando se habla de la Leptospirosis nos referimos a una enfermedad que puede ser también de carácter profesional, que básicamente es producida por una bacteria denominada Leptospira Interrogans, la cual puede encontrarse presente en la orina de ciertos animales como los roedores, perros, cerdos, vacas, caballos y algunos animales silvestres. esta enfermedad es poco común, pero consiste en una infección grave que se presenta cuando una persona entra en contacto directo con la bacteria que se mencionó.

Es por eso que la Leptospirosis se considera como una enfermedad infecciosa, que se llega a transmitir desde los animales al ser humano, cuando este entra en contacto directo con un animal infectado o también cuando la persona entra en contacto con el medio ambiente que se encuentra infectado con la bacteria en cuestión, lo cual provoca una sera infección que produce una fiebre intensa en la victima, pudiendo complicarse con la afección de otros órganos, que podrían ocasionar la muerte.

Es decir la Leptospirosis es una especie de zoonosis que afecta a varias especies animales como las que se mencionó, donde estos animales infectados sirven como una especie de almacén de este germen, por lo que tienen la capacidad de infectar directamente a un ser humano, ya que estos tienden a eliminar leptospiras mediante la orina, por lo que si una persona entra en contacto con estos animales o con la orina que expulsan, se puede infectar. Considerar que la orina infectada puede contaminar principalmente fuentes de aguas estancadas y también los terrenos húmedos.

Cuenda una persona resulta infectada con una leptospira, su sistema inmunitario de manera automática produce anticuerpos para contrarrestar el serotipo, que se encuentra en función de sus antígenos. Considerar que los serotipos son distintos a pesar de tratarse de la misma bacteria, por lo que una persona que ya fue afectada por una leptospira, no quiere decir que ya no pueda ser afectada por otra, ya que cada leptospira produce un serotipo distinto, por lo que el riesgo de adquirir nuevamente una leptospirosis esta siempre latente.

Por tanto como ya se mencionó el contagio se produce como resultado de un contacto directo con la orina del animal infectado, así como con terrenos o fuentes de agua contaminadas con esta orina. Considerar que esta bacteria llega a sobrevivir en ambientes húmedos y donde no llega directamente la luz, por lo cual el riesgo de infectarse se incrementa cuando existen inundaciones, ya que el suelo llega a mantenerse húmedo por varios días, y ademas el desarrollo de ciertas actividades en ríos, lagunas o lagos, como nadar o pescar, puede implicar cierto riesgo a contraer esta peligrosa enfermedad.

Recordar también que el riego de una infección aumenta cuando existen climas cálidos. Ademas se debe indicar que esta enfermedad raramente se propaga de una persona a otra, y si se diera solo se podría transmitir mediante la leche materna, de una madre a su hijo.

Por tanto los factores de riesgo que podría implicar contraer esta enfermedad, puede darse por exposición ocupacional, lo que la hace una enfermedad profesional, donde las actividades comprometidas son las que desempeñan agricultores, ganaderos, granjeros, trabajadores de camales, veterinarios, trabajadores que laboran en alcantarillas e incluso personal militar que realizan sus practicas y maniobras en zonas abiertas, ya sea en ríos u otras fuentes de agua, así como terrenos húmedos

Asimismo existen otras actividades de carácter recreativo que también representa un riesgo para contraer esta enfermedad, dentro de ellas se encuentran nadar en fuentes de agua dulce, realizar canotaje, así como el desarrollo de caminatas o ciclismo de montaña en áreas cálidas o tropicales, con presencia de terrenos húmedos. Pero también el riesgo existe en casa, ya que las personas se encuentran expuestas a las mascotas o animales doméstico, así como a la presencia peligrosa de roedores infectados.

Indicar también que cuando se da esta afección, las leptospiras ingresan en el organismo del ser humano a través de cualquier herida que haya en la piel, sin importar que tan pequeña esta sea, y también puede ingresar a través de las mucosas que se encuentran en los ojos y en la nariz, por lo que una vez que ingresan al cuerpo por los medios mencionados, luego pasan de manera fácil a la sangre, que es el medio donde este germen se empieza a multiplicar, provocando de esa manera la primera fase de esta peligrosa enfermedad denominada leptospiremia o fase febril, que se manifestará en una serie de síntomas característicos.

Síntomas
Cuando ya se produjo el ingreso del germen al organismo de la victima, la leptospirosis se manifiesta presentando ciertos síntomas que pueden tomarse unos 10 días en promedio para desarrollarse, como su periodo de incubación, donde estos síntomas en un inicio se manifiestas como si se tratase de un cuadro gripal, ya que suele presentarse una fiebre intensa, dolor de cabeza, boca seca, dolores musculares, escalofríos, nauseas, vómitos y malestar corporal general. Sin embargo lo mas crítico se presenta en una segunda fase, ya que reviste una mayor gravedad en el estado de salud del paciente, por lo que resulta indispensable recurrir a la atención médica especializada de manera inmediata, ya que esta enfermedad si no se trata apropiadamente, puede tener un desenlace fatal.

También pueden presentarse, aunque no siempre, una serie de síntomas como la presencia de dolores abdominales intensos, dolor de garganta, ruidos extraños al momento de respirar, conjuntivitis, inflamación de los ganglios linfáticos, dolores articulares, rigidez y sensibilidad muscular, asi como erupciones cutáneas.

Por tanto, en la gran mayoria de los casos esta enfermedad suele presentar un cuadro leve, sin presencia de ictericia, que consiste en que la piel y las mucosas adquieren una coloración amarillenta, provocado por el depósito de la bilirrubina, la cual se encuentra en un nivel alto en la sangre. Pero también existen algunos casos donde esta infección pasa desapercibida, por lo que la única manera de diagnosticar esta enfermedad es analizando la presencia de anticuerpos contra leptospiras en la persona. Asimismo en un menor porcentaje todavía, la leptospirosis se desarrolla de forma grave, por lo que puede desencadenar la muerte del paciente, por lo que en este caso a la enfermedad se le denomina leptospirosis ictérica o enfermedad de Weil.

Por tanto cuando la leptospirosis se presenta de manera típica, básicamente consiste en dos fases, donde la primera fase o fase septicémica es aquella donde la leptospira es detectable en la sangre, que comprende entre los 4 y 7 días, donde se caracteriza por la presencia de fiebre, la cual posteriormente desaparece,  que después podría volver a aparecer  en la segunda fase o fase inmune, que podría ir desde los 5 hasta los 30 días. Muchas veces estas dos fases no pueden ser distinguidas claramente.

Diagnóstico 
Para determinar la presencia de leptospiras se analiza la presencias de anticuerpos en la sangre del paciente contra esta bacteria, pero también se pueden realizar otros exámenes complementarios como el conteo sanguíneo completo, análisis de orina y enzimas hepáticas. Ademas se debe considerar que durante el desarrollo de la primera fase, denominada leptospiremia o fase febril, es posible detectar las leptospiras en la sangre, asi como en el líquido cefalorraquídeo y en la mayoría de los tejidos corporales.

Asimismo se debe indicar que los anticuerpos que se generan para contrarrestar las leptospiras, aparecen varios días después de que estas han ingresado al torrente sanguíneo, lo cual se da después de 5 a 7 días,  lo cual se llega a detectar mediante ensayos de laboratorio, donde si existe la presencia de estos anticuerpos resulta un dato importante para realizar el diagnóstico en la fase inmune de esta afección, donde a partir de este momento, estos anticuerpos generados, combaten las leptospiras hasta que estas bacterias ya no son detectables en la sangre, por lo que empiezan a eliminarse a través de la orina, a lo cual se le denomina como la fase de leptospiruria, o leptospiras en la orina, lo cual puede durar varias semanas o incluso meses.

Tratamiento
El tratamiento contra esta enfermedad consiste en el empleo de antibióticos, los cuales se debe administrar desde la primera semana, apenas se manifiestan los síntomas descritos anteriormente. Si la afección se manifiesta de manera leve se aplica la administración oral de estos antibióticos, mientras que si reviste cierta gravedad se realiza la administración intravenosa, pudiéndose ademas requerir el ingreso del paciente en la unidad de cuidados intensivos UCI. Dentro de los medicamentos a usarse para combatir esta afección, tenemos la Penicilina, la Ampicilina, la Azitromicina, así como la Doxiciclina.

De esta manera el tratamiento de la leptospirosis consiste básicamente en la aplicación de la penicilina por vía intravenosa. Si en caso el paciente resulta alérgico a la penicilina se elije otro antibiótico, como la doxiciclina, la cual también se aplica por vía intravenosa. También se puede aplicar un tratamiento profiláctico con doxicilina, cuando el trabajador haya estado expuesto a esta bacteria, y exista la sospechas de que se haya infectado con leptospiras. Por tanto se puede decir que la leptospirosis generalmente no resulta ser mortal, por lo que el pronostico suele ser positivo.

Prevención
Para prevenir un cuadro de leptospirosis se debe evitar la inmersión o contacto con aguas estancadas, que podrían estar contaminadas. Asimismo se debe combatir la presencia de roedores, ya que son los principales agentes de contagio y se encuentran generalmente en almacenes de productos alimenticios, así como en domicilios y zonas descampadas con fuente de agua cercana. Para esto se debe realizar una efectiva desratización de todo el ambiente de trabajo, donde ademas dicha tarea se debe realizar usando la indumentaria adecuada como guantes y botas de goma, procurando también que todos los ambientes o terrenos se encuentren libres de basura, ya que eso puede servir de refugio a los roedores. Asimismo en los almacenes de alimentos o bebidas se debe contar con cebaderos que permitan el control y eviten la presencia de estos roedores.

Cuando el trabajo se desarrolla en áreas rurales como es el caso de la agricultura, se debe procurar usar siempre calzado impermeable o botas altas cuando se tenga que caminar sobre tierra húmeda o terrenos inundados, como cuando se riegan dichos terrenos. Ademas se debe usar guantes cuando se desarrollan ciertas actividades agrícolas como el sembrado, desmalezado y cosecha. Si en caso se sospecha la presencia de esta bacteria se debe optar por vacunar a todos los animales domésticos, con los que se podría tener contacto, como perros, vacas, cerdos,etc.

Si en caso una persona labora en zonas de alto riego, se podría optar por tomar una dosis de amoxicilina ó doxiciclina, ya que estos antibióticos fortalecerían el sistema inmunitario logrando disminuir sustantivamente el riesgo de desarrollar esta enfermedad.

0 comentarios:

Publicar un comentario