Ads 468x60px

Siderosis

Cuando se habla de la Siderosis, nos referimos a una enfermedad de tipo pulmonar, que por su naturaleza se considera de carácter profesional u ocupacional, que básicamente consiste en una neumoconiosis no colágena sin fibrosis, provocada por la inhalación de cierto tipo de polvo o humo que en su composición contienen trazas o partículas de hierro o también de óxido de hierro, lo cual afecta al trabajador porque se produce depósitos anormales de hierro en los tejidos corporales del trabajador, donde los síntomas que esto implique básicamente depende de en que tipo de tejidos se ha producido el depósito de hierro.

Señalar que el óxido de hierro se trata de un compuesto inorgánico, sólido, que presenta generalmente un color marrón rojizo. Este elemento es frecuentemente inhalado por soldadores, gente que trabaja en minas de hierro, procesos metalúrgicos y en la industria dedicada a la producción del acero. Básicamente el contacto se produce cuando el polvo conteniendo estas partículas de hierro, ingresan en el organismo a través de las vías respiratorias, donde estas partículas mas pequeñas presentan tamaños menores a 3 micras. Considerar que en las minas de hierro debido a la presencia de sílice libre, se podría dar el caso de una neumoconiosis mixta.

De esta manera estas partículas de hierro provocan los cuadros de Siderosis, que como ya mencionó se trata de una neumoconiosis, donde el paciente afectado presenta en principio una sintomatología obstructiva que involucra la presencia de tos intensa, disnea y un cuadro de expectoración, lo cual posteriormente puede evolucionar y convertirse en una fibrosis pulmonar, que puede presentar un cuadro restrictivo severo. Considerar que en el caso de una siderosis aislada, esta pueda manifestarse como tal, después de varios años de exposición.

Diagnóstico
Para realizar un adecuada diagnostico sobre esta enfermedad, se toma una radiografía de tórax al paciente, donde de tener esta afección, se observaran la presencia de múltiples nodulaciones muy densas, que se debe mas que nada a la acumulación de hierro luego de la fagocitosis realizada por los macrófagos, que son células del sistema inmunitario presente en los tejidos. Se debe considerar que el máximo nivel de exposición profesional al polvo o humo de óxido de hierro es de 5 mg/m3. Por ahora no esta comprobado que este tipo de polvos o humos puedan causar el cáncer, por lo que por ahora la radiografía de tórax asi como las pruebas de función pulmonar son los métodos mas aceptados para realizar el seguimiento a los pacientes que tuvieron este tipo de exposición.

Asimismo para asegurar el diagnostico, se realiza un análisis de esputo, mediante el cual se podrá conocer la presencia de macrófagos alveolares que en su composición, contienen hierro pero no el que esta relacionado con la hemoglobina. También se puede realizar el análisis de gases para lograr evaluar la eficiencia que existe en los procesos de intercambio de gases en los pulmones como oxígeno y dióxido de carbono.

Lo cierto es que esta enfermedad suele confundirse con la Hemosiderosis, que básicamente se trata de la presencia en exceso de hierro en el organismo, lo cual podria conducir a un cuadro de Hemocromatosis. Es decir si se desarrolla en un trabajador un cuadro de Siderosis, no quiere que después va a presentar un cuadro de Hemosiderosis - Hemocromatosis, debido a que una vez inhalado el polvo inorgánico, se mantiene en los pulmones, lo cual da paso al desarrollo de una patología idéntica al resto de polvos minerales. sin la necesidad de entrar en contacto con la sangre.

Sintomatología
Los síntomas mas comunes al contraer esta afección son la manifestación de cuadros de bronquitis crónica, disnea de esfuerzo o fatiga, que tiende a agravarse por la acción de los irritantes. También podría manifestarse cuadros de tuberculosis, cáncer en los bronquios, lo cual es mas frecuente en personas que fuman, y también pueden presentarse daños considerables en ciertas cavidades cardíacas.

Otros síntomas en caso de presentarse en cuadro de Siderosis, son insuficiencia cardíaca, transtornos endocrinos, cirrosis hepática idiopática. Ademas puede presentarse también dolores abdominales, daño en el bazo, cirrosis en el hígado y problemas en el desarrollo. Los síntomas no siempre se presentan, es decir puede darse el caso que una persona ya tenga Siderosis pero que no presente síntomas severos sino solo unos signos leves, como dolores de cabeza, colesterol o triglicéridos elevados, enfermedades cardíacas o cardiovasculares, signos de diabetes, transtornos en las glándulas suprarrenales.

Señalar ademas que las partículas de hierro que se llegan a inhalar se van acumulando dentro de los macrófagos alveolares, lo cual es visible o detectable en radiografías, pero no se llega a relacionar con la inflamación ni con un cuadro de función pulmonar alterada. En este caso los pulmones se tornan a un color oscuro, similar al color del polvo inhalado, y ademas la lesión típica que se produce en este órgano es el deposito alveolar macular, que además no presenta ninguna reacción colágena.

Prevención
Lo ideal para prevenir este tipo de enfermedades pulmonares es evitar la exposición a estos tipos de polvo o humos que contienen hierro, con el fin de evitar un daño progresivo, o en todo caso reducir los niveles de emisión de este tipo de polvos, y de no poder hacerlo, lo recomendable es utilizar mascaras o respiradores especiales que impidan la inhalación de las partículas de hierro.

Tener en cuenta que la Siderosis si se puede prevenir pero no se puede tratar, debido a que normalmente no presenta síntomas claros, ni algún tipo de daño visible en los tejidos corporales, por lo que no se requiere tratamiento, pero si se puede atenuar los riesgos implementando medidas efectivas de control del polvo y sistemas de ventilación.

0 comentarios:

Publicar un comentario