Ads 468x60px

Actuación ante Hemorragias

Se denomina Hemorragia al evento que implica la salida de sangre del aparato circulatorio de una persona, pudiendo tratarse de una extravasación, ya sea arterial o venosa. Asimismo esta sangre podría quedarse en los tejidos, o también podría acumularse en las cavidades naturales del cuerpo o en su defecto también podría salir al exterior del cuerpo.

No olvidar que el sistema circulatorio es el encargado de transportar el oxigeno y los nutrientes mediante la sangre a todas las células del organismo humano, cumpliendo asimismo con la función de mantener la temperatura interna del cuerpo.

De este modo una hemorragia concretamente se refiere a cualquier salida de sangre de sus cauces habituales del sistema circulatorio, donde se encuentran las arterias, las cuales extraen la sangre del corazón y las venas que se encargan de llevarla por todo el cuerpo. Asimismo por la naturaleza de las hemorragias, estas se pueden clasificar de acuerdo al tipo de vaso que se ha roto, ya que podría tratarse de una arteria o una vena; o también de acuerdo a donde discurre la sangre, donde tenemos:

Hemorragias exteriorizadas

Este tipo de hemorragias se refiere a aquellas que siendo internas, el fluido sanguíneo llega a salir al exterior a través de algún orificio del cuerpo humano, pudiendo ser la nariz, la boca, el oído, el ano e incluso los genitales genitales. Aquí te dejamos la definición de los casos mas frecuentes.

Hemorragia de oído: Llamadas también Otorragias, las cuales se producen generalmente después de recibir un golpe en la cabeza, lo que provoca que la victima llegue a sangrar por el oído, lo cual no debemos evitar, sino mas bien facilitar la salida de la sangre.

Si en caso se observa que la pérdida de sangre es significativo y ademas se sabe que hubo un golpe o traumatismo en la cabeza, se podría concluir que el origen de dicha hemorragia se debería a una posible fractura de la base del cráneo de la victima.

No se debe olvidar que en un caso así el procedimiento adecuado consiste en facilitar en todo momento la salida de sangre de la cavidad craneal, ya que sino podría existir el serio riesgo de que la masa encefálica de la victima sea desplazada o sufra algún tipo de compresión debido a la invasión del fluido sanguíneo, lo que puede provocar lesiones de tipo irreversible en el celebro. Por tanto para facilitar la evacuación de la sangre, se debe colocar a la victima con el oído sangrante hacia el suelo. Luego se debe trasladar al afectado aun centro medico especializado.

Hemorragias por la nariz: Llamadas también Epistaxis, las cuales se pueden originar a causa de un golpe, o también por un desgaste de la mucosa nasal, que ademas podría verse influenciada por una patología que involucra la hipertensión arterial.

De producirse una hemorragia de este tipo, es conveniente o adecuado detener la hemorragia, ejerciendo una presión directa sobre la ventana nasal sangrante durante una lapso de 5 minutos, manteniendo la cabeza inclinada hacia adelante, para evitar cualquier riesgo de inspiración de coágulos de sangre. De no detenerse la hemorragia se debe taponear las fosas nasales con gasas de agua oxigenada, y de no hacer efecto, conducir inmediatamente a la victima a un centro medico.

Hemorragias por la boca: Cuando este tipo de hemorragia se presenta en forma de vómito, podría tratarse de una lesión en el pulmón denominada hemoptisis, o en el estómago denominada hematesis. En cualquiera de estos casos el tratamiento debe ser realizado por un especialista, para lo cual se debe trasladar ala victima de manera inmediata aun centro medico especializado.

Hemorragias externas

En este tipo de hemorragias la sangre suele salir al exterior a través de una herida expuesta provocada por traumatismos que generalmente se producen en las extremidades, por ser partes del cuerpo que se encuentran expuestas a este tipo de lesiones, y asimismo por estas partes se encuentran las arterias de forma más superficial. Para tratar este tipo de hemorragias, se debe actuar con alguno de los métodos que a continuación se detalla:

Compresión directa: Lo cual consiste en ejercer cierta presión directamente en el punto de sangrado, para lo cual se debe hacer uso de una tela, pañuelo o gasa totalmente limpios. Luego se procede a efectuar la presión durante un lapso de 10 minutos, elevando el miembro afectado a una altura que resulte superior al nivel del corazón de la victima, para ayudarse también de la gravedad.

Una vez pasado el tiempo de compresión,  se disminuirá la presión, pero no se quitará la tela de la herida, luego se evaluará si la hemorragia se detuvo, de ser así se procederá a vendar la herida y trasladar al afectado aun centro médico.

Compresión arterialEsto se aplica cuando falla la compresión directa, por lo que se hace necesario aplicar este método de compresión, cuya eficacia es mejor cuando se trata de extremidades. Básicamente este método consiste en ubicar según sea el caso la arteria humeral del brazo, o en su defecto la arteria femoral de la pierna, para disminuir la circulación sanguínea por estas arterias, logrando de este modo una significativa reducción del flujo sanguíneo de la hemorragia.

Para ubicar la arteria humeral en el caso de las extremidades superiores, esta se ubica por debajo del músculo bíceps del brazo, y es donde la persona que esta brindando los primeros auxilios, procederá a comprimir en esta parte con el apoyo de las yemas de los dedos. Por su lado para ubicar la arteria femoral, se debe comprimir a la altura de la ingle o en la parte interna del muslo, para lo cual se usara el talón de la mano o en su defecto si se va comprimir el muslo usar el puño de la mano. Este es un método ideal a usarse en caso la hemorragia se originó a causa de la fractura de un hueso. De igual modo se deberá llevar a la victima aun centro médico especializado.

Torniquete: Este método solo se aplicara si los demás métodos no resultaron eficaces, y la hemorragia persista poniendo en peligro la vida del afectado.

Básicamente el torniquete consiste en lograr una detención absoluta de toda la circulación del flujo sanguíneo en la extremidad afectada, lo que podría provocar la ausencia de oxigenación de los tejidos con el riesgo de que como consecuencia de esto, los tejidos de esta extremidad mueran, lo cual formaría toxinas o sustancias tóxicas, por necrosis y trombos.

Para una correcta aplicación de un torniquete, se debe evaluar las condiciones de la aplicación. El torniquete se aplicara en la raíz del miembro afectado, para lo cual se utilizara una banda ancha de tela resistente, ejerciendo una presión controlada, que tan solo sirva para detener la hemorragia, y tomando siempre la hora a la que se aplicó, ya que como se dijo esta medida no puede ser mantenida por mucho tiempo, tan solo hasta que lleguen los paramedicos y la victima sea trasladado a un centro medico.

Hemorragia interna

Básicamente este tipo de hemorragias se producen en el interior del organismo, es decir la sangre se derrama en el interior sin del cuerpo sin que el flujo sanguíneo salga al exterior, por lo que muchas veces no se ve, lo que hace que este tipo de lesiones sean difíciles de detectar a simple vista, sin embargo hay modos de hacerlo, ya que el afectado ante una lesión así, presenta signos y síntomas de shock, que se caracterizan por manifestarse aturdimiento, palidez, sudor frío, pulso débil y respiración agitada. Ante un caso así solo nos queda aflojar su ropa, mantenerlo abrigado y elevarle las piernas hasta que llegue la atención medica especializada.

Así mismo se debe evitar suministrar al afectado sustancias estimulantes como café o alcohol, ya que generalmente este tipo de pacientes requieren de una intervención quirúrgica. También se recomienda colocar a la victima boca arriba con la cabeza ladeada hacia un costado con el fin de evitar cualquier posible aspiración pulmonar en caso presente vómitos.

0 comentarios:

Publicar un comentario