Ads 468x60px

Carga mental

La carga mental de trabajo suele ser un aspecto de estudio muy importante por parte de la Asociación Internacional de Ergonomía, que pertenece al área de la Ergonomía Cognitiva. Por tanto la carga mental esta relacionada con la presión mental, lo cual vendría a ser el conjunto de todas las circunstancias o influencias apreciables, que se dan o son ejercidas por factores externos, que de algún modo tienden a afectar mentalmente al trabajador, logrando cierta influencia negativa en su optimo desenvolvimiento.

De esta manera la tensión mental vendría a ser el efecto inmediato producido por la presión mental en el trabajador, mas no el efecto a largo plazo, supeditado a las condiciones habituales del trabajador, donde ademas se considera todas las formas o capacidades de reacción que posee.

Por otro lado todos los aspectos que involucra la carga mental también es considerado en un estándar internacional para su aplicación, mediante la norma UNE-EN ISO 10075-1/2:2001, la cual considera los principios ergonómicos relacionados a la carga de trabajo mental. Dicho estándar en su parte 1 considera los términos y definiciones generales, con el fin de definir una serie de términos relacionados a la carga de trabajo mental, para lo cual toma en cuenta la presión y tensión mental, así como sus consecuencias. por otro lado la parte 2 proporciona orientaciones elementales para el diseño optimo de los sistemas de trabajo, desde el punto de vista técnico y organizativo.

En consecuencia se puede decir que la fatiga mental provoca cierto tipo de disminución temporal de la eficiencia funcional tanto mental como física del trabajador, lo cual depende directamente de la intensidad y la duración de la tensión mental previa. Es así que la carga de trabajo mental se manifiesta fundamentalmente como consecuencia del desarrollo de tareas que implican principalmente procesos cognitivos, tratamiento de información y temas afectivos dentro del trabajo, es decir involucra todo tipo de tareas que requiere cierta intensidad y duración en el esfuerzo mental de ejerce la persona, que involucra concentración, atención, memoria, tratamiento de ideas, toma de decisiones, y sobre todo mantener un auto control emocional equilibrado, elementales para un optimo desempeño.

Por tanto se considera a las capacidades cognitivas de la persona como recursos valiosos para afrontar el trabajo mental, ya que permiten realizar las operaciones mentales, como el uso de la memoria, razonamiento, percepción, atención, aprendizaje, etc. Todas estas capacidades son distintas de una persona a otra y ademas puede cambiar para una misma persona en distintas circunstancias, ya que podrían fortalecerse, en caso se trate de adquirir nuevos conocimientos, sin embargo ante circunstancias físicas o psíquicas adversas, podrían debilitarse.

Resulta entonces primordial identificar los factores que contribuyen a generar la carga de trabajo mental, ejerciendo presiones sobre el trabajador. Dichos factores deben ser identificados para cada puesto de trabajo, agrupándose según su procedencia, ya que pueden proceder de las exigencias propias de la tarea, de las circunstancias físicas o sociales de trabajo, o incluso del exterior de la empresa u organización.

No se debe olvidar también que las características individuales de cada trabajador llegan a influir en la tensión que les provoca las distintas presiones que recaen sobre ellos, donde podemos considerar factores determinantes como la edad, nivel de aspiraciones, auto confianza, motivación, modos de reacción, e incluso temas de capacidades como el nivel de capacitación, conocimientos, experiencia, y temas de salud como estado físico, nutrición, etc.

Se deben también considerar los factores procedentes del entorno, como las condiciones sociales y físicas de la organización y de la actividad a desarrollar, que de alguna manera llegan a ejercer diversas presiones sobre el trabajador, logrando la activación mental como consecuencia de las presiones externas del trabajo, que se manifiesta mediante cierto grado de tensión mental, que se origina mientras se busca dar respuesta a las demandas presentes en el trabajo. este estado se caracteriza por inestabilidad nerviosa, rechazo emocional a la tarea repetitiva, cambios de carácter que los hace irascibles, con disminución del rendimiento, sensaciones de fatiga e incluso tendencia  a querer renunciar al trabajo. 

Según el estándar internacional ISO 10075:2001 existe un grupo de fuentes de presión mental, que básicamente esta relacionado con las exigencias de la tarea o actividad a desarrollar, condiciones físicas del entorno de trabajo, factores sociales y de organización, exigencias sociales, etc. Lo importante es identificar los factores que originan la carga mental en el trabajador, con el fin de lograr una adecuada solución.

0 comentarios:

Publicar un comentario