Ads 468x60px

Manejo de sustancias radioactivas

Antes que nada debemos saber que la radiactividad es un fenómeno físico natural, mediante el cual algunos cuerpos, o sustancias llamados radiactivos, emiten cierto tipo de radiaciones que entre otras cosas tienen la propiedad de ionizar gases, impresionar placas fotográficas, producir fluorescencia, atravesar cuerpos opacos a la luz ordinaria, etc. En fin este tipo de radiaciones, que también se les llama radiaciones ionizantes, proceden de núcleos atómicos inestables. Estos núcleos a través de la emisión radiactiva pasan a un estado estable al transformarse en un núcleo distinto estable o radiactivo.

De este modo al referirnos a una sustancia radioactiva básicamente se trata de una sustancia que emite como ya se dijo cierto tipo de radiación, lo cual es una una propiedad de los isótopos que son considerados "inestables" y que tienden a perder su energía en forma de emisiones electromagnéticas o partículas que poseen cierta energía cinética. Esto proceso se da variando la energía de sus electrones, lo que emitiría rayos X, o sus nucleones que a su vez emite rayos gamma, incluso si se varia el isótopo que podría emitir partículas más pesadas. 

En resumen las sustancias radiactivas son aquellas que presentan un exceso de protones o neutrones, donde en caso el número de neutrones no es igual que el número de protones se hace más difícil que la fuerza nuclear pueda mantenerlos unidos. 

Ante la presencia de este desequilibrio se tiende a corregir a través de la liberación del exceso de neutrones o protones, ya sea en forma de partículas α que son realmente núcleos de Helio, partículas ß que pueden ser electrones o en su defecto positrones, donde finalmente este tipo de emisiones generan dos tipos de radioactividad:

La Radiación α, que de algún modo aligera los núcleos atómicos en 4 unidades másicas, y ademas tiende a cambiar el número atómico en dos unidades. 
La Radiación ß, que a su vez no cambia la masa del núcleo, ya que este proceso implica la conversión de un protón en un neutrón o viceversa, y ademas cambia el número atómico en tan solo una unidad. 

Por otro lado existe un tercer tipo de radiación en la que sencillamente se emiten fotones de alta frecuencia, llamada radiación γ. En este tipo de radiación lo que sucede es que el núcleo pasa de un estado excitado de mayor energía a otro de menor energía, siendo una radiación electromagnética muy penetrante, debido a la alta energía por fotón emitido.

Ahora en temas de seguridad en la manipulación de este tipo de sustancias, se debe decir que toda instalación que use fuentes radiactivas debe contar con un experto responsable habilitado, el mismo que deberá capacitar a los usuarios sobre el uso correcto y seguro del material radiactivo. 

Las fuentes de radiación que se usan en los experimentos, los mismos que por su naturaleza son fuentes de radiación gama de baja actividad, se recomienda que las mismas se encuentren perfectamente selladas, es decir que el material radiactivo no este expuesto, por el contrario se encuentre encapsulado ya sea en un recinto metálico o de plástico perfectamente sellado. 

Es importante que el sellado de la fuente de radiación debe presentar integridad física, es decir no debe presentar rajaduras ni roturas. Una vez cumplido estas recomendaciones, las fuentes se pueden manipular con las manos, sin embargo se debe evitar siempre el contacto innecesario. Por lo tanto se recomienda tener estas fuentes de radiación alejadas y minimizar a toda costa el tiempo de manipuleo. 

Por otro lado las fuentes de radiación beta o alfa deben ser usadas con mayor precaución, debido a que en las mismas el material radiactivo se encuentra expuesto. Por eso se debe evitar de manera estricta tocar dichas áreas activas, debido a que no solo se puede contaminar con material radiactivo, sino que ademas puede dañarse la fuente. Por precaución utilice siempre guantes de goma o látex cuando trabaje con este tipo de fuentes. También evite arrojar material radiactivo al desagüe y deposite los residuos en contenedores especiales. No olvide que como hábito necesario procure en cualquier caso, al finalizar su trabajo, lavarse de manera cuidadosa las manos haciendo uso de agua y jabón. 

Ante un incidente donde por accidente se rompe una fuente, y se produce un derrame de material radiactivo, de aviso inmediato a su supervisor o responsable de la instalación. En cualquier caso lo que debe procurar siempre es minimizar el tiempo de exposición a la sustancia radioactiva.

Todas las fuentes deben ser almacenadas en las áreas de depósito apropiadas. Si se requiere el uso de dichos materiales retire el material que va a usar y una vez finalizada su experimento retorne el material a su lugar de almacenamiento.

Alrededor del mundo cada país, maneja una legislación apropiada para el manipuleo de sustancias radiactivas. Es importante conocer los términos o detalles respecto a lo que indica en dicha legislación. Generalmente estos documentos consideran los requisitos necesarios para la adquicision, transporte, almacenamiento y manipuleo este tipo de materiales.

0 comentarios:

Publicar un comentario